Duro inicio de clases.

Les voy a confesar algo: el día Martes regresé a la escuela, y según yo estaba super preparado y con las baterías llenas para enfrentar el nuevo semestre. Sin embargo, el pasado miércoles (que según el periódico, fue la mayor precipitación fluvial de todo el año), creo que se mezcló la lluvia, la flojera y el pensamiento de que todavía me faltaban 4 horas para salir de la escuela, que simplemente escapé. Falté a mis 2 últimas clases y me regresé a mi casa a hacer…nada. Incluso me asusté tanto por la excesiva falta de energía, que incluso pensé seriamente en tomar vitaminas o alguna onda así. No podía creer tanta apatía de mi parte, pero no hubiera soportado tener 2 clases más ese día. A 3 días de entrar a la escuela..¡ya no la aguantaba!

 

Y es que si no fuera porque una amiga esta en 4 clases conmigo, este semestre hubiera estado del nabo de lo solo que estaría, pues si bien ya terminé varias materias bastante avanzadas y a este ritmo creo que si podré acabar a tiempo la carrera (bueno, ni tan a tiempo , pero si con mis compañeros), en este semestre me tocó agarrar toda las que tenía retrasadas, las cuales había dejado atrás por tomar unas más avanzadas. Es decir, no seguí el orden establecido para cursarlas, y por eso me toca en horarios bastante diferentes a los de mis amigos. Caray, ese día estaba al grado que me daban más ganas de regresar al trabajo, donde por lo menos puedo estar con mis amigos de ahí relajeando.

 

¿Y saben otra cosa? Creo que me agarro un momento de nostalgia, el pensar que ya es el último año que estaré en la universidad. Si, el estudiar jamás se acaba, pero también las épocas de ir a una escuela llegan a su fin. Todos los cambios son difíciles, los niños cuando quieren entrar a la escuela se resisten, supongo que lo mismo pasa cuando quieres dejarla. Creo que el tiempo de este blog se esta marcando: estoy decidido a llevarlo adelante hasta que acabe la universidad. Después de eso, no se si tendré tiempo de hacerlo ni tampoco si mis amigos y lectores lo seguirán visitando. Todo a su tiempo, igual ando pensando si sigo con ese tópico de “reflexiones” o le meto más cosas, pero ya lo decidiré luego. Por mientras, a comenzar el semestre.

 

Ahora si, pasemos a la reflexión.

 

En contra del sentido común.

 

Normalmente, cuando nos encontramos actuando en esta vida, siempre estamos tratando de seguir el sentido común. Esto es porque vivimos en sociedad, y esto implica que compartimos algunas características culturales e incluso hasta formas de pensar. Si no lo haces de esta manera, eres un inadaptado social.

 

No estoy diciendo que el sentido común este mal, pues de hecho sirve para que podamos vivir mejor y entendernos más con las otras personas, pero el problema es seguirlo siempre. Mi carrera es la mercadotecnia, y una de las constantes que normalmente tenemos que tener, es la búsqueda de la innovación. Por lo tanto, si siempre seguimos lo que es el sentido común, simplemente estaremos pasando por los mismos caminos probados y experimentados una y otra vez, pues a pesar de que funcionan, al utilizarlos únicamente dejamos inexplorados otros, que podrían ser incluso mejores.

 

Seguramente los hermanos Wright cuando comenzaron con sus pruebas para hacer volar el que fue el primer “avión”, no tomaron en cuenta el sentido común, de que era que el hombre no podía volar. Ahí lo tienen: sin ese par de locos, hoy no podríamos tomar un vuelo que nos lleve en tan poco tiempo a cualquier lado.

 

Ahora bien, seguramente habrán escuchado algo parecido en cualquier plática o conferencia de creatividad y competitividad. Sin embargo (y como suele ser en mi blog), estoy más enfocado en el enfoque a la persona. Y aquí el consejo es intentar de dejar de usar el sentido común en nosotros de vez en cuando. ¿A qué me refiero? A de que en muchas ocasiones, como “sabemos” de antemano que hay cosas que no podemos hacer, simplemente no lo intentamos por sentido común. Obviamente, no estoy pidiendo que intentes cargar una piedra de varias toneladas, pues sería ilógico (que ahí ya es otra cosa), pero si el intentar cosas nuevas que quieras hacer, que por ejemplo tu nunca intentaste, ¿qué será?, que podrías ser bueno en algún deporte, actividad, pasatiempo, trabajo, etc..el cual piensas en ocasiones “a priori” que no serás bueno. Nunca lo sabrás si no lo intentas.

 

Y no hay que irnos tan lejos, a veces por nuestro propio sentido común (que en lo que lo estoy enfocando, mas bien serían nuestros prejuicios), no podemos comenzar una dieta, hacer ejercicios, ponernos a estudiar..por que desde antes estamos seguros que no lo vamos a lograr. Así que siempre intentemos cosas que nosotros no pensamos que podamos, jamás sabrás nada si puedes algo o no hasta que lo intentes.

 

El gamer opina: A quitar el polvo.

 

Al quitar el polvo, me refiero a jugar títulos antiguos, que tenías ahí guardados y abandonados. Con esto se me ocurren 2 razones: o eres de los que no compra nuevos juegos por tacaño o porque de veras no tienes dinero, o también porque de verdad disfrutas de jugar una y otra vez aquellos grandes clásicos.

 

No estoy diciendo que seas el típico gamer atrapado en el pasado, pero si de que muchos juegos que te hicieron gozar hace tiempo, podrían volver a hacerlo hoy en día. Yo siento que aunque las ideas si envejecen, la verdadera diversión no. Que ahí ponga el ejemplo Tetris, una idea bastante vieja y desgastada, pero que sigue divirtiendo y creo que jamás desgastará su fórmula.

 

En esta industria, hay malas épocas, por falta de buenos títulos. O también podría ser que no tienes para comprar juegos nuevos. Es bueno echar una hojeada a los títulos que tienes ahí guardados, a pesar que por obvias razones (económicas), la industria del videojuego siempre anda empujando a que lo nuevo es lo mejor, no siempre es así. Hoy en día, títulos como Tetris, Super Mario Bros. 3, Zelda: Ocarina of Time o un Grand Theft Auto, le podrían mostrar a muchos juegos modernos como divertir.

 

O si también no tienes dinero y te da pena decirlo, pues di que es porque disfrutas mucho de los clásicos, jajaja. Pero verás que esos títulos antiguos, pueden llegar a apasionarte una vez más.

Nos vemos en 7 días.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: