Caparazón a tu medida.

Que tal amigos lectores. Ha llegado el fin de semana, luego de una no tan larga semana. Y digo no tan larga, porque prácticamente solamente voy 3 días a la escuela (el Lunes si voy, pero nada más por una clase, así que es difícil que alguien me vea y pues a las 6 de la tarde ya ando libre).

 

Al momento de escribir esto es Viernes por la tarde, aquí descansando en mi casa, sin tener que ir a ningún lado. Aprovecho este rato que estoy tranquilo, para redactar con calma la actualización que será publicada al día siguiente (porque aunque lo escriba hoy, siempre lo pongo o Viernes en la madrugada o Sábado por la mañana..¿porqué? Creo que por costumbre, no hay ninguna razón en especial).

 

Bueno, ya pasando a otra cosa, también les había contado que había estado con unos problema de pereza importantes, mucho desgano y falta de motivación para hacer cualquier cosa en la escuela. Pues me puse a pensar que era lo que sucedía, que es lo que estaba pasando por mi cabeza, porque ya había llegado a la conclusión que un problema físico no era. Más bien era un pensamiento que me estaba asaltando la mente, pero de manera inconsciente. Ya comprendí lo que me sucedía. La neta no lo voy a contar porque es medio personal y mejor no voy a platicar de eso, pero si dejé a alguien intranquilo jajaja, pues ya estoy mejor y no, no era algo físico. Pero me tendré que preparar, porque es algo que deberé enfrentar de ahora en adelante, tal vez toda la vida.

 

Y si ahora en la escuela me da flojera..pues será flojera pura y ya 😛 Por cierto, que rápido esta pasando el tiempo, ya vamos por la tercera semana de escuela, el semestre esta siendo absorbido.

 

Espero que puedan ver sin problema esta última entrada de mi blog, que a lo largo de la semana estuvo fallando la página, pero al parecer ya se arregló. Ahora si, pasemos a la reflexión.

 

El caparazón, tan pequeño como tu quieras.

 

Todos tenemos límites, eso lo tenemos claro. En el aspecto que queramos, siempre habrá algo que no podamos hacer, por más que nos esforcemos. Sin embargo, el tener este pensamiento como bandera, va a hacer que nos encontremos con estos límites más pronto de lo que deberíamos, y esto no estarán en nuestras habilidades y capacidades, sino en nuestra actitud.

 

Ya he escrito en otras ocasiones sobre el nunca darse por vencido cuando tenemos una meta o practicar mucho para ser maestros. El punto radica en esta ocasión, cuando llega el momento en que de veras nos consideramos “maestros” en algo. Si, en ese momento en que pensamos que somos los mejores haciendo alguna cosa, ya llegamos al fondo, somos invencibles y por ende desaparece el afán de superación, apareciendo el conformismo.

 

Posiblemente sea un nivel muy alto el alcanzado por tus esfuerzos, pero ya te estas conformando con lo logrado. Algo que tenemos que tener presente, es que siempre habrá alguien mejor que nosotros en cualquier cosa, es casi una ley universal. Entonces, cuando llegamos a ser demasiado buenos en algo, normalmente nos enorgullecemos de lo hecho, y nos encerramos en el caparazón que encierra todo ese conocimiento y habilidad adquiridos en el pasado. No queremos pasar ahí.

 

Grave error, tal vez seas tan bueno y hayas llegado al punto de considerar que no puedes mejorar, pero en mi humilde opinión, es porque la siguiente barrera para superar es demasiado alta. Tan alta, que sientes que no puedes sobrepasarla, no le ves la cima. Pero ahí es el punto clave, tal vez inicialmente podías mejorar gradualmente tus habilidades y conocimientos, pero era en barreras más bajas. Pero poco a poco, esas barreras que debemos brincar se van haciendo más y más grandes, al punto de que llegamos a una barrera que vemos tan alta que no intentamos brincarla. Entonces esa barrera deja de ser una barrera, ahora es una pared, en la cual nos estrellamos y decidimos que no podíamos seguir avanzando.

 

Nunca hay que conformarse, ver para arriba y recordar que no debemos crearnos paredes sino barreras, unas que tenemos que brincar, por más difíciles y altas que sean. Si no lo hacemos, también es típico el pensamiento que si no avanzamos nos vamos para atrás. Como se dice ahora en las empresas, debemos tener bien posicionada en la mente el concepto de “mejora continua”.

 

El gamer opina: La loca carrera por las PC´s actualizadas.

 

En este momento, acabo de comprarle a un amigo el juego de Doom 3, que un par de años para atrás era considera un PC-Killer. Para quién no conozca el término, en pocas palabras es un juego que viene a mostrarte que ya te estás quedando obsoleto con máquina, pues ya no puedes jugar el título de moda, debido a sus altísimas especificaciones.

 

Si bien hoy en día es un poco (y solo un poco y casi nadie al 100% de su capacidad), correr este juego gracias al poder de las nuevas máquinas que hay ahora en el mercado. Ahora, el siguiente PC-Killer que se ve en el horizonte es el poderoso Crysis de la desarrolladora Crytek, el cual nos muestra un poderío gráfico sin precedentes, como fueron Doom 3 y Far Cry en su día.

 

Eso me hace ver que si me quiero meter en la loca carrera por las PC´s actualizadas, tendré que meterle duro al trabajo, porque si bien las mejores gráficas del mercado siempre se logran en las computadoras personales (pues aunque el Xbox 360 y el Playstation 3 sorprenden, ya son empatadas y dentro de poco rebasadas por las modernas tarjetas de video), también cuesta bastante actualizar la computadora.

 

El sentimiento es raro, pues mientras no estas acostumbrado a actualizar tu PC y nada más te quedes usando la compu para Word y navegar, no tienes problema. Pero apenas puedes correr un juego potente, te llenas de orgullo. Entonces, al ver que viene un juego mucho más demandante, te dan ganas que tu computadora sea considerada todavía como una poderosa, por lo que tienes que actualizarla o si no serás infeliz. Bueno, no tan radical, pero si verás que ya no es tan poderosa como hace un par de meses.

 

¿Porqué este post? Pues pensando o si me bajo de la carrera de las PC en este momento y no sufrir estos estragos, o me cambio de trabajo y consigo uno mejor pagado, porque ya pude ver Doom 3 en mi computadora y ahora quiero correr Crysis. Y no a 15 fps sino en todo su esplendor, algo que mi cartera no agradecerá.

 

Nos vemos en 7 días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: