Por andar de nocturno.

Que tal, amigos lectores. Estoy entrando apenas a mi casa a altas horas de la madrugada, y por un poquito me venía con un ojo morado. Es que afuera de la casa de mi amigo (la cual esta ubicada al fondo de una calle privada), nos iban a partir la madre por una bola de 15 tipos (contra 6 que somos nosotros), por una reverenda tontería.

 

Esos tipos estaban ebrios, bebiendo en la casa de a lado, cuando según ellos nuestro amigo paso con su coche y les echó el auto encima. En realidad, solo los rodeo, porque ellos estaban bloqueando la privada y no se quería quitar. Pero como pasó cerca, la llanta les echó tierra. Y se nota que el lidercito de ellos quería bronca. Lo bueno es que se pudo arreglar el conflicto antes de llegar a los golpes, pues apenas salió el papá de mi cuate, estos individuos no quisieron meterse en problemas y ya quedaron pues que ahí muere la cosa.

 

¡Vaya! En general ha sido una semana MUY rara. Sobre todo, luego de que en casa de un cuate (Mario), me dieron un susto. Pero un susto no porque me hayan pasado a asaltar o algo parecido, sino algo sobrenatural. Mario, si tu me hiciste una broma, te espero a la salida de la escuela con mis amigos (y me llevo a los briagos de paso), pero la neta estuvo muy feo. No lo voy a contar aquí, de hecho solo se lo he contado a las personas en que confío mucho, que se que van a creerme, porque en realidad es algo de difícil de creer. Otros me tomarían por loco y que ya veo alucinaciones.

 

Por cierto, esa visita a casa de este cuate para hacer la tarea sirvió de algo, pues antes de eso tuvimos una plática muy amena, que gracias a ella me dieron ganas de recuperar el tiempo perdido y volver a las andadas en una “misión” que inicié este año y que había dejado pendiente, por las dificultades que se me habían presentado. He de recordar que nada bueno llega fácilmente, quién quiere azul celeste que le cueste. ¡No se me va viva!…bueno, no tanto así, pero siempre he querido decir esa frase.

 

Finalizo diciendo..¡Jenny, mi amiga del alma! Siempre creyendo que recibías el boletín, pero recientemente me entero que no. Espero que ahora si puedas entrar a este rinconcito del saber (jajaja, si, como no), y espero que como siempre critiques todo lo que hago (en el bueno sentido, me da su sabía opinión, aunque debo admitir que ella es ruda y lepera).

Actualización: Los invito a visitar el blog de mi querídisima amiga Jenny, quién entra al mundo de los blogs..te harás una viciosa igual que yo, jajjaa. Para verlo, da click en el enlace de abajo:

El blog de Jenny (Aya)


Bueno, creo que ya fue suficiente, ahora si pasemos a la reflexión.

 

Los lastres de la tristeza.

 

Cuando uno esta triste, pues esta triste. De vez en cuando, llegan momentos, situaciones o conflictos que deterioran nuestro estado de ánimo y no hay nada que podamos hacer, pues a todos nos llega nuestro momento negativo. Sin embargo, lo peor que nos debe pasar, es que se vuelva un lastre permanente en nosotros.

 

Lo digo por experiencia propia, y también por pláticas con otras personas: a veces pareciera que nos gusta estar recordando que algo nos hace infelices. A cada momento lo tenemos presente, como una pesada carga que no nos quitamos de encima. Incluso en momentos cuando nuestro humor esta normal, pareciera que “invocamos” esa tristeza..¿para qué?

 

Creo que en ocasiones, uno puede sentirse tan vacío, que tener esa tristeza presente sirve para tener algo en nosotros. Pero si no podemos llenar ese vacío con una alegría, lo peor que podemos hacer es llenarlo con una tristeza. Eso nos termina de derrotar, de caer nuestro ánimo. Y esto lo digo porque yo era así, cuando tenía un problema era de “gustar” recordarlo todo el tiempo, como si fuera una manda.

 

Aunque algo nos ponga triste, mientras pasa el tiempo su intensidad disminuye. No podemos estar igual de sacados de onda por lo mismo todo el tiempo, en la misma cantidad. Entonces, nuestra mente puede llegar a olvidarlo, pero nosotros por nuestra propia terquedad de recordar que nuestro estatus actual es “Triste”, pues traemos esas penas a la mente.

 

Tal vez más de uno se sienta identificado con esto, pues incluso en mi familia y con amigos he llegado a tocar este tema y es cierto, o les ha pasado a ellos o  han sabido de casos así. Si estás triste, pues estas triste, nada podemos hacer. Pero debemos de tratar de recordar mejor lo bueno que tenemos, lo que nos hace feliz, incluso si no tuviéramos nada, pensar en nuestros sueños. Porque si dejamos que nos lleve la tristeza, nuestra vida se va a ir por un caño. A veces es difícil, pero siempre hay que intentar seguir adelante, con la mejor de las sonrisas. Recordemos que el metal se forja al pasar por el fuego, así que esas tristezas nos sirvan para hacernos más fuertes, no para hacerlas una pesada carga que llevemos, por convicción propia, todos los días.

 

El gamer opina: Pre-venta del Wii en México.

 

No tenía nada bueno de que hablar, lo que se ha mostrado en el Tokio Game Show hasta el momento no me ha emocionado demasiado, así que mejor regreso a uno de los temas más controversiales que se soltaron recientemente en el país: el altísimo precio al que se pre-vende el Wii en México.

 

La tienda Gameplanet colocó esta consola en caso 4,500 pesos, una cantidad altísima si tomamos en cuenta que lo que buscaba Nintendo es posicionar su consola como la “innovadora” y de “fácil acceso” por su bajo precio. Es decir, viene una persona no gamer, y ve ese “aparato curioso” y le llama la atención la forma de jugarlo. Ve el precio y ve que son 2,500 o ya 3000 pesos lo que vale. Pero si lo ve a 4,500, lo vería como un gasto demasiado fuerte y mejor compra otra cosa. Después de todo, es un gamer.

Sin embargo, hay de todo en este país, gente de todas las posiciones económicas, y que preferirán pagar los 4,500 por ser de los primeros de gozar del Wii en su hogar. Y la tienda lo sabe, y como negocio debe sacar el máximo provecho. En parte los entiendo, tienen un producto altamente demandado, al que pueden ofrecer al precio que quieran. Sin embargo, aquí desde el punto de vista del consumidor, es un abuso.

 

¿Mi consejo? Mejor esperemos al siguiente año, después de todo es casi ley que las primeras consolas que salgan a la venta tienen algún desperfecto que detectado por los primeros usuarios y reparado para la siguiente producción. Además, tengo que hacer reparaciones al carro, y mejor me gasto mi dinero en eso. Por ahora, el Wii no entra a este hogar.

 

Nos vemos en 7 días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: