Entre lo correcto y lo que debo.

Aquí me encuentro una vez más actualizando mi blog. Me doy cuenta que estoy en esas temporadas en que tengo muchas cosas que hacer, cuando nada más me acuerdo de este blog cuando estoy a punto de actualizarlo. Cuando estoy libre, con la mente ociosa, ando pensando mil y un temas. Pero bueno, así llevo más de 2 años con esta página y hasta ahora he logrado actualizarla semana a semana.

Hablando de la semana, esta fue muy tranquila, realmente no hay casi nada meritorio que reportar por mi parte. La escuela fue bastante corta, pues nada más 3 días tuve clases, de los cuales 2 de esos días únicamente fui por una materia. Y para acabar los días de inactividad, en mi trabajo mi jefa se fue de vacaciones, así que estuvo tampoco tuve muy cargada la chamba en la consultoría.

Ahora que lo pienso, el último par de días de la semana si hubo un par de cosas que me sacaron de mi balance, pero enseguida me recuperé. Es lo bueno de tener amigos con quien platicar, y pues desde aquí les comento que a mi amiga Lizbeth (que estudia conmigo en la FCA), es una de las mejoras personas que pude llegar a conocer en la facultad (¡desde aquí te mando un saludo!), y que se agregó a ese selecto grupo que conoce mucho sobre mí, de lo que me inquieta y ya hasta mis problemas amorosos, jaja. Un saludo desde aquí….y una patada, todavía te falta para ser tan lepera como yo, ¿eh?, creo que Dios te puso en tantas clases conmigo, sino de verdad la hubiera pasado muy solo. Una chica muy valiosa.

Ahora si, pasemos a la reflexión.

La eterna lucha entre lo que quiero y lo que es correcto.

¿Recuerdan el momento en que comenté que este blog, que si bien esta lejos de ser mi vida personal, si muchas de las reflexiones estaban muy ligadas con lo que me sucede? Pues esta es una de esas ocasiones.

A veces, ya tienes muy bien planteado un camino, del cual has meditado las consecuencias y beneficios que tendrás al tomarlo, sabiendo que posiblemente te lleve a algo que esperas que tenga éxito. Pero, ¿qué pasa si en el fondo no es lo que quieres? No es autoengaño, quieres otra cosa pero sabes que es incorrecto buscarlo. Por eso sigues el camino correcto, el que debe ser, porque ya comprobaste que lo que quieres no es lo correcto.

Sin embargo, esa es una decisión tremendamente racional que deja el sentimiento completamente de lado, y como seres humanos debemos intentar (por que lograrlo esta difícil) tener un balance entre ambos aspectos. Si estas demasiado tirado a lo correcto, probablemente las cosas vayan bien, pero no sientas que ese sentimiento que, como popularmente, se dice “te llena el alma”

Y también puede haber el caso de hacer lo que quieres, que aunque sabes que te llevará irremediablemente a un problema (con los demás y contigo mismo), al sincerarte te das cuenta de que eso es lo que deseas hacer, pero que es muy probable que la decisión te lleve nuevamente a algo malo, pues el raciocinio te ha advertido que eso es malo.

Lo ideal sería que lo que sea correcto sea también lo que sientes, pero si se da el caso que son polos opuestos, ¿qué elegir? ¿Lo que quieres, lo que es correcto? Cada una de las decisiones tienen sus pros y sus contras, y como en mi caso, es muy posible que cuando hayas tomado un camino ya no tengas vuelta de hoja. Por que son decisiones bastante fuertes, que no deben ser tomadas a la ligera, por el bien de una tercera persona (en mi caso en particular, digo). Estoy seguro que aunque no ejemplifiqué con nada, puedes adaptar mi reflexión a tu vida personal. No te voy a decir cual es la respuesta a esta incógnita, porque realmente no la tengo y no creo que nadie la tenga, pero eso sí, no tomes ninguna a la ligera, y trata de imaginar cual te dará mejores resultados…aunque si ya lo estas pensando y razonando, ya estas cayendo en el sentido de lo correcto, dejando el lado pasional y espontáneo del tomar el lado de lo que quieres.

Random zone: He-Man como loca.

Esta bien, esta sección se esta volviendo algo así como el escaparate para poner los videos que he encontrado en el youtube en la semana. Pero desafortunadamente, no tengo demasiado tiempo para buscar un tema muy oportuno.

Así que recurro al fácil recurso de ponerles un video, para cumplirles. Después de todo, la sección estelar (las reflexiones), si fue actualizada con cuidado. Ahora voy a recurrir a un humor bien simple, necio, intolerante y bastante inmaduro, pero el siguiente video realmente me dio risa. Júzguenlo ustedes mismos:

Nos vemos en 7 días.

2 respuestas a Entre lo correcto y lo que debo.

  1. Pya dice:

    Algo muy parecido, sino igual, plantee hace unas semanas en “Ser fiel a uno mismo”. Creo que lo que más complica esta luche entre “lo que se debe y lo que se quiere” es esa necesidad que tenemos algunos de querer llenar las expectativas ajenas más que las nuestras propias.

  2. Fernando dice:

    Hola!

    “Lo que se debe y lo que se quiere”

    No sé yo ya debo ser un carcamal, por qué no tengo esos problemas. Ya ves hoy se me apetecía venir por estos lares y aquí estoy. “A pesar de los pesares” en fin, porca misería jajajajajaja (es broma). Supongo y comprendo que el juego es el juego, asín que bueno que se le va a hacer. Siempre e esperado volver a encontrarme con una persona que me dijo, enseñarme a manejar el internet y el ordenata. Pero ya no la he vuelto a ver por aquí, mi buena amiga… y algo más (aunque bajo otra personalidad mi amada niña, Angel Mir). Y en vez de eso, sólo me conceden “…”

    ¿No haceís lo que quereís hacer? ¿Por qué? Yo no lo veo complicado en absoluto. Lo que atañe a uno mismo, ¿Por qué no hacerlo? Otra cosa es lo que atañe a terceros, eso ya no nos pertenece, no puedes pretender cambiar a la gente, por qué a nosotros no nos gusta su forma de ser. Quien somos nosotros para pretender algo así. Yo sí que puedo cambiar está en mi derecho de poder hacerlo… Yo soy mi amo y señor. La sociedad esta en su derecho de cambiar, por que en realidad es un ser único. Ya sea la sociedad española o la méjicana.

    Qué quieres decirle algo a un colega, entonces sí, debes de meditar que camino seguir, y que hacer. Pero en esta vida “TÜ” puedes hacer lo que te dicta el corazón, y esas historietas de sí es correcto o no lo es… “NO SON MÁS QUE EXCUSAS, DE MAL PAGADOR”. Tus colegas te aceptan ¿o no?. Para que quieres colegas que no te acepten como eres… ya no son colegas… son otra cosa, pero tus colegas NO.
    Tan poco comprendo que disyuntiva os montaís entre emocional y mental. No existe eso. Uno es uno, ¿Que sería de un ordenador sí le quitaís una parte de él, no se lo que sería pero ya no sería un ordenador… mmm… ¿una máq. de escribir, o yo que se?

    Como podeís pensar que una persona pueda serlo, sí le quitaís una parte de sí mismo, su mente o su sentimiento. Va todo en el mismo pack (¿se dice asín? jajajajajaja)
    No os comaís el tarro cuando sale algún seudo cientifico intentando dividir lo indivisible, en palabras todo suena muy cientifico. Por ejemplo, un científico que sale hablando de que sí lo emocional, que si el amor, sólo son hormonas y las hormonas sólo son sustancias químicas etcetera, ecetera… Sólo debeís coger la ficha de él, fijo que esta casado o ha tenido relaciones con otros seres. Creeís que sí él se lo tomara al pie de la letra todo cuanto dice, las tendría, ni siquiera expondría sus resultados, ya que no sería más que sustancias químicas. Y por qué no utilizan esas sustancías quimicas para curar a un sociopata, ¿creís que todo es tan sencillo como unir entre sí una serie de sustancias químicas? Eso no son más que teorías obsoletas de la época en que las teorías de Darwin estaban haciendo furror entre la sociedad seudo científica.

    Hoy en día los científicos son mucho más cautos y humildes, saben que no pueden teorizar a la ligera sobre nada. La naturaleza y el ser humanos son seres especiales, no se pueden medir ni pesar ni contar, así como así. (Y por cierto ya no se de que iba el tema jajajajajajajaja voy a releerlo jajajajajajajaja Wan moment jajajajajajajajaja)

    Así la disyuntiva… lo dicho, haz lo que sientes, en serio te lo digo, pero no permitas, disyuntivas elucrubradoras de tu mente y tus sentimientos, sólo haz lo que sientes. Si permites a tu mente que juegue contigo, núnca diras lo que realmente sientes. Y entonces sí que núnca estaras satisfecho contigo mismo. La mente es muy traicionera, muy pero que muy traicionera, acomodadiza. Y durante los primeros segundos aplaudirá lo que has hecho, pero un poco de tiempo más tarde tratará de justificar lo que a hecho, y entonces es cuando “TÚ zozobraras en un mar de dudas y remordimientos”. Sí haces realmente lo que sientes, también te atacará, pero entonces tu fuerza reside en el convencimiento de no haberle hecho caso, y al poco tiempo tu mente te dejará en paz e incluso te hara creer que asido ella la que lo a hecho, en fin xico, hacme caso has siempre lo que sientas, por qué es una confluencia de todo tu ser, incluida tu mente.

    Podría estar asín divagando, pero por hoy ya vale jajajajajajajaja

    Bueno xatico, hasta más ver. Fernando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: