Una lágrima por ti.

Hoy no va a haber reflexión, no tengo mucho ánimo de escribir. De cierta manera, tengo el corazón destrozado, no podría salir nada bueno de mí hoy. A mi no me pasó nada, no me batearon ni nada por el estilo, estoy sufriendo por alguien más. Una situación difícil, que parece una pesadilla que comenzó hace tiempo y no veo para cuando acabe, que no parece tener un final bueno por ninguna parte. 

Un corazón que sufre, un corazón bueno pero algo ingenuo que sufre por uno podrido. El primero espera que el segundo cambie, pero al igual que las frutas, algo verde cambia para madurar, algo que esta podrido NO madura. Si cuando estaban juntos el corazón podrido no cambio por el amor del primer corazón sino al contrario lo lastimó, no lo valoró, el corazón podrido no va a cambiar ahora a causa de este corazón bueno (tal vez de otro, pero de este no) ahora que hubo distancia, odios, traiciones y sobre todo, desconfianza. Me remito a los hechos. Triste situación. 

Espero que todo esto no haya hecho que se derrame una lágrima por alguien que no vale la pena, pero que sepa que yo si derramé una lágrima en su honor del corazón bueno por este hecho. No me avergüenzo de decirlo. Porque yo si se que este corazón vale la pena, a uno que le prometí que podría contar conmigo todos los días de su vida. Y es una promesa grabada en fuego. 

Nos vemos en 7 días.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: